Nuevos Tiempos de la Imagen

De la secuencialidad material propia de un entorno analógico a la fragmentación intrínseca del entorno computacional de la red, la imagen ha empezado a habitar un nuevo soporte que tiene consecuencias más allá de lo meramente pragmático. El cambio ha sido tan firme y rápido que nuestra propia percepción tiende a naturalizar nuevos modos de relacionarnos con lo visual.
El binomio espacio-tiempo ha sido recodificado, electirficado y virtualizado para una mayoría creciente de imágenes a las que accedemos. El tiempo de exposición de nuestras retinas frente a imágenes en pantalla e interfaces gráficas de usuario es cada vez mayor. Entender lo político, cultural y construido en las infraestructuras que determinan el paisaje de estas ventanas digitales a las que estamos literalmente enchufados se convierte casi en una obligación para la sociedad contemporánea.